[vc_section full_width=»stretch_row» woodmart_bg_position=»center-center» css=».vc_custom_1604580625900{padding-top: 6vh !important;background-image: url(https://laprodu.es/wp-content/uploads/2020/11/vertical-line-bg-left.png?id=) !important;background-position: 0 0 !important;background-repeat: repeat !important;}» mobile_bg_img_hidden=»no» tablet_bg_img_hidden=»no» woodmart_parallax=»0″ woodmart_gradient_switch=»no» woodmart_disable_overflow=»0″ el_class=»mobile-bg-img-hidden»][vc_row css=».vc_custom_1553525122710{padding-top: 6vh !important;padding-bottom: 4vh !important;background-image: url(https://www.laprodu.es/wp-content/uploads/2021/04/camping-footer-bg.jpg) !important;background-position: center !important;background-repeat: no-repeat !important;background-size: cover !important;}» woodmart_parallax=»0″ woodmart_gradient_switch=»no» row_reverse_mobile=»0″ row_reverse_tablet=»0″ woodmart_disable_overflow=»0″ mobile_bg_img_hidden=»no» tablet_bg_img_hidden=»no»][vc_column woodmart_color_scheme=»light» woodmart_text_align=»center» css=».vc_custom_1553336899770{padding-top: 0px !important;}» woodmart_parallax=»0″ parallax_scroll=»no» woodmart_sticky_column=»false» offset=»vc_col-lg-offset-3 vc_col-lg-6″ mobile_bg_img_hidden=»no» tablet_bg_img_hidden=»no» mobile_reset_margin=»no» tablet_reset_margin=»no»][vc_single_image image=»1139″ img_size=»medium» alignment=»center» css=».vc_custom_1619768783784{margin-bottom: 20px !important;}» parallax_scroll=»no»][vc_raw_html css=».vc_custom_1619908965132{margin-bottom: 20px !important;}»]JTNDdWwlMjBjbGFzcyUzRCUyMmlubGluZS1saXN0JTIwbWFpbi1uYXYtc3R5bGUlMjIlM0UlMEElMjAlMDklM0NsaSUzRSUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIyYWxmb25zb21vcmElMjIlM0VJTklDSU8lM0MlMkZhJTNFJTNDJTJGbGklM0UlMEElMjAlMDklM0NsaSUzRSUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIyYmlvZ3JhZmlhLWFsZm9uc28tbW9yYSUyMiUzRUFMRk9OU08lMjBNT1JBJTNDJTJGYSUzRSUzQyUyRmxpJTNFJTBBJTIwJTA5JTNDbGklM0UlM0NhJTIwaHJlZiUzRCUyMmRpc2NvZ3JhZmlhLWFsZm9uc28tbW9yYSUyMiUzRURJU0NPR1JBRiVDMyU4REElM0MlMkZhJTNFJTNDJTJGbGklM0UlMEElMjAlMDklM0NsaSUzRSUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIydGllbmRhLWFsZm9uc28tbW9yYSUyMiUzRVRJRU5EQSUzQyUyRmElM0UlM0MlMkZsaSUzRSUwQSUyMCUwOSUzQ2xpJTNFJTNDYSUyMGhyZWYlM0QlMjJnYWxlcmlhLWFsZm9uc28tbW9yYSUyMiUzRUdBTEVSJUMzJThEQSUzQyUyRmElM0UlM0MlMkZsaSUzRSUwQSUyMCUwOSUzQ2xpJTNFJTNDYSUyMGhyZWYlM0QlMjJjb250cmF0YWNpb24tYWxmb25zby1tb3JhJTIyJTNFQ09OVFJBVEFDSSVDMyU5M04lM0MlMkZhJTNFJTNDJTJGbGklM0UlMEElM0MlMkZ1bCUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row][/vc_section][vc_row][vc_column][vc_empty_space height=»60px» woodmart_hide_large=»0″ woodmart_hide_medium=»0″ woodmart_hide_small=»0″ woodmart_hide_extra_small=»0″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_tta_pageable no_fill_content_area=»1″ active_section=»1″ pagination_color=»black» tab_position=»top»][vc_tta_section title=»1.- Cuento hasta diez» tab_id=»1620374957119-092cc4e5-45b7″][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/5cdETBfLPs9dJU3O4uQYfb?si=ee3382e15418484c[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

Cuento hasta diez

Cuando el blanco de los ojos no es tan blanco

y no sé ni cuántas llevo ya.

Cuando cada acera parece un barranco,

el amor un sucio banco,

tu mentira mi verdad.

Cuando una sonrisa es un lujo

y estrujo los pocos minutos que paso sin ver

que sólo me digo patrañas.

Me extraña que puedas quererme, no lo entiendo bien.

Cuando no sé ni cómo ni cuándo.

Cuando tal vez me obligo a respirar.

Cuando en lugar de seguir cantando

cuento hasta diez para no llorar.

Que sentirse deseado es un placebo

y perderse casi una necesidad

cuando sabes que tan sólo faltan huevos

entre “quiero” y “lo que debo”

pero el miedo puede más.

Y llego a un callejón oscuro

y al saltar el muro, detrás siempre hay otra pared.

Cuando la verdad se atraganta

y aguantas fija la mirada para no caer.

Cuando no sé ni cómo ni cuándo.

Cuando tal vez me obligo a respirar.

Cuando en lugar de seguir cantando

cuento hasta diez para no llorar.

Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve y diez.

Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve y diez.

Cuando no sé ni cómo ni cuándo…

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=»2.- Olerte» tab_id=»1620374957130-3bbef56c-50b0″][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/5rer6Dsbe2Fc3l3RgGkumZ?si=4dfc6e7b8fb24aa3[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

Olerte

Cansadito de no ver más allá de mis propias narices.

Cansadito de creer que todo iba bien

si al final fuimos felices no fue cantar y coser.

Se escaparon las perdices, se arrugó el alma y la piel,

siempre quedan cicatrices, ¿Te lo cuento o me lo dices?

Ven y acércate otra vez.

Quiero olerte, quiero verte,

quiero malgastar contigo

días, sueños, saliva y suerte.

Quiero olerte, quiero verte,

en tus labios tal vez sigo

despistando incluso a la muerte,

despistando a mi destino.

Cansadito de perder antes de jugar cada partida.

Me cansé de no saber qué diablos hacer

con esto que llamamos vida. Calla y quítate el sostén

que mi alma anda perdida y en tus ojos creo ver

un atisbo de salida, una lágrima escondida,

un motivo y un porqué.

Quiero olerte, quiero verte…

Y en lugar de callar y vivir de puntillas

he aprendido a bailar mojando mis pies en la orilla.

Y en lugar de callar, he aprendido a gritar…

no te cortes, ven conmigo y chilla.

Quiero olerte, quiero verte…

Écoute-moi,

écoute bien tout ce que je vais te dire

je veux être avec toi, et peu import á quel prix.

Sans aucun rancune, tojours ensemble

avec beaucoup d’amour, tu veux ma reine.

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=»3.- A bocados» tab_id=»1620375710408-c4e964da-6f10″][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/6Yu6IIEMTk76B9INHkYQHX?si=6a9ebe35c1b14f8e[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

A bocados

Perdí tu pista una noche de noviembre.

Tu cuerpo a medias, justitos diecinueve,

tus ojos a patadas se abrían paso entre miradas de bar.

Sed de perderse entre cubatas de Larios,

sed de perderse en unos nuevos labios,

sed de sentirse viva, sed de ahogarse a la deriva al amar.

– Puede que pise tus pies si quieres ahora bailar.

– Y yo a ti tu corazón y si no ya lo verás.

A bocados con la vida

usé dados trucados, no quedaba otra salida.

A bocados, malherida

despertó mi cama y todavía no dejó de sangrar.

Perdí tu pista una noche de noviembre,

buscando taxi empezó a caer la nieve.

Los brazos bien abiertos, dando vueltas con el viento en un vals.

En mi ascensor apenas llevabas ropa,

en cueros dices tomemos otra copa.

Mientras picaba hielo, tú jugabas con mi pelo y mi paz.

– Puede que no lo haga bien pues he bebido de más.

– Tal vez yo lo haga peor, cállate y bésame ya.

A bocados con la vida…

En un suspiro han pasado cinco años

y mentiría si digo que aún te extraño

pero siempre que nieva miro al cielo y mi alma tiembla sin más.

Fue muy extraño encontrarte en el mercado,

realmente extraño ver cómo habías cambiado

en un eterno instante, me dijiste desafiante: – Qué tal?

– Puede que me haya ido bien.

– Puede que a mí regular.

Si quieres hoy es ayer.

– Sigo sin saber bailar.

A bocados con la vida…

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=»4.- Fuerte» tab_id=»1620375730316-a8c2d617-f0dc»][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/5fka2hTFW4Sf4Cz5LbLHq6?si=5192cd32444f4b1a[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

Fuerte

Dicen que te ven fuerte. Dicen que te ven

poniendo cada cosa en su lugar.

Con algo de suerte puede que tal vez

esta mala racha sólo sea un bypass.

Dices que estás fuerte y ni tú te lo crees.

Dices que estás fuerte, dices que le den.

Mientes otro poco para respirar.

Sientes que te pierdes, sientes el vaivén

de saberte frágil copa de cristal.

Dices que estás fuerte y ni tú te lo crees.

Y de madrugada en la calle pensaste: comienza a llover.

Tan sólo fue que ni recordabas qué era llorar.

De un trago te bebiste la noche y gritaste hasta enloquecer

y cómo saber cual será tu sitio en la ciudad,

cual será el próximo bar, cual el primo al que dirás,

“tranqui, que estoy fuerte” pidiendo una más.

Dices que estás fuerte, dices que estás bien,

pero tu mirada dice la verdad.

Si quieres y puedes sólo llámame,

en decir mentiras soy profesional.

Puestos a perderse, te acompañaré.

Y de madrugada en la calle pensaste: comienza a llover.

Tan sólo fue que ni recordabas qué era llorar.

De un trago te bebiste la noche y gritaste hasta enloquecer

y cómo saber cual será tu sitio en la ciudad,

cual será el próximo bar, cual el primo al que dirás,

“tranqui, que estoy fuerte” pidiendo una más.

¿Cuándo volveré a soñar? ¿Dónde coño queda el mar?

Con algo de suerte pronto amanecerá.

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=»5.- Compás y tempo» tab_id=»1620375759309-f60564c3-827d»][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/11XgZIUur1UV8zgXM9bTp7?si=c461c3d7c6384ae5[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

Compás y tempo

Tal vez mañana salga el sol, tal vez no

Tal vez lo único que importe mi amor

será tumbarme aquí a tu lado

cogiéndole a tu respiración… compás y tempo.

Tengo mono de vivir, de perderme y no encontrarme,

de convertir en serrín mis falacias de madera.

Tengo mono de acertar con la manera

de llorar siendo feliz.

Tengo mono de decirte que este mono

todavía piensa en ti.

Y cuando toque llorar, lloremos como los niños.

Y cuando toque reir, mejor reir de uno mismo.

Tal vez mañana salga el sol, tal vez no

Tal vez lo único que importe mi amor

será tumbarme aquí a tu lado

cogiéndole a tu respiración… compás y tempo.

Tengo mono de mentir y decirte que la vida

será un caminito rosas y decirte “to” esas cosas

que se dicen cuando uno se enamora

y no se dicen por decir.

Tengo mono de perder un semitono

y de que crezca mi nariz.

Y cuando toque soñar con el oasis prohibido

nos iremos a tomar un buen vermut de domingo.

Tal vez mañana salga el sol, tal vez no

Tal vez lo único que importe mi amor

será tumbarme aquí a tu lado

cogiéndole a tu respiración… compás y tempo.

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=»6.- Desafino» tab_id=»1620375778208-15cdb426-d511″][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/06rjpIzTI1XahdOcxOrIYj?si=2d953e4c5faa44d5[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

Desafino

Me he quedado sin tabaco

y sin sueños que fumar.

Ya vendí todo el pescado,

se ha podrido en el pasado,

quedó un mendrugo de pan.

Las migajas que hoy me quedan

no me llegan para dar

la última vuelta de tuerca,

dónde coño habrá otra puerta

pues ya he cerrado de más.

Abro mis maletas y entre ropa sucia busco un sucio corazón.

De la A a la Z borré toda mi agenda hace un año casi dos.

Aún desafino y no es por la voz,

es este nudo en la garganta.

Repite conmigo: tranquilo mi amor,

a ver si así el dolor se calma.

Me he mirado al espejo

preguntándome quién soy:

si un efímero reflejo,

un poeta o un pendejo…

no sé si vengo o si voy.

Y llorando he pensado

cómo hacer para ser yo.

Dios debió de andar colgado

en la creación de este tinglado

si al séptimo descansó.

Dejo en la cuneta, la absurda certeza de ser sólo un animal.

Busco el ego a tientas, debo levantarme si no puedo caerme más.

Aún desafino y no es por la voz,

es este nudo en la garganta.

Repite conmigo: tranquilo mi amor,

a ver si así el dolor se calma.

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=»7.- Moral en Cuenca» tab_id=»1620375792676-197755a5-741a»][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/3wd9TB8APXHrH9dN5DXwMJ?si=5c55794b5e824a4f[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

Moral en Cuenca

Yo en un bar y tú soñando. Yo mintiendo y tú tal vez.

Yo borracho y comunicando.Tú intentando con un par seguir en pie.

Yo llorando y tú aguantando, yo de niebla y tú de sal.

Yo y el diablo mano a mano con el vino mientras tú compras el pan.

Tengo la moral en Cuenca

pero sé que sin tus manos

l’ànima potser se’m trenca.

Yo quemándome la espalda.

Tú lidiando con los celos.

Yo salvado por los pelos

escuchando en la distancia

tu voz diciendo te quiero.

Yo vestido de silencio, maquillado de ando bien.

Tú aflojando mi corbata de ansiedad vestidita con tu piel.

Yo perdido entre las sombras que proyectan maniquíes.

Tú perdiéndote en mi boca señalando la salida como loca:

-Ven mi vida, es por aquí.

Yo quemándome la espalda.

Tú lidiando con los celos.

Yo salvado por los pelos

escuchando en la distancia

tu voz diciendo te quiero.

Tú de madre y yo cantando.

Yo de arena y tú de cal.

Tú salvándome a diario

y yo colgado voy buscándote en el mar.

Yo quemándome la espalda…

Yo manchándome de escarcha.

Tú gritándome a lo lejos.

Yo salvando mi pellejo

decidí cambiar de marcha,

decidí seguir viviendo.

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=»8.- Hoy» tab_id=»1620375805164-4a25a1aa-6903″][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/1TDLKSJK18n1dUt8PLCEp6?si=10c4cd31e2034ae7[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

Hoy

Hoy que me vuelvo a sentar

en un banco a ver pasar la vida alrededor,

me dejo en el silencio sin temor.

Viendo palomas bailar

en mis labios quema el sol y me da por pensar:

¿Por qué sigo buscando una canción?

Si como tres veces al día,

tengo un enano de alegría

y una diosa en mi colchón.

¿Por qué busco una canción?

¿Por qué busco una canción?

Hoy que no me echan de bares

y al sumarte los lunares no me suelo descontar.

Hoy que me vuelvo a acostar a tu lado cada noche

sigo sin carnet de coche, ni talento, ni un real.

Hoy que importa más bien poco

decidir entre estar loco o ser una estatua de sal,

pasaré del qué dirán. Hoy que no busco el sentido,

que vivir es un latido si te oigo respirar.

El rey Midas al revés:

todo lo que toco acabará saliendo mal,

decir cenizas será exagerar.

Me levanto y un traspiés

des del suelo sonriendo pienso: se acabó,

hoy cambio mis botas de perdedor

por zapatos de esperanza

¿Por qué no ser Sancho Panza,

acaso Quijote es mejor?

Hoy no busco una canción,

hoy la espero en mi sillón.

Hoy que no me echan de bares…

Hoy que te vuelvo a cantar…

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=»9.- Mereces» tab_id=»1620375825153-93279238-c5e3″][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/2D10ROtJ4yLYzyAeFNwuFb?si=92e0e26801584a75[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

Mereces

Mereces que te ame como si me fuera la vida en ello.

Mereces que no deje sin besar ni un trocito de tu cuello.

Sabes bien que por regla general no suelo mirar al cielo,

no, no, no sé cómo llevar el tiempo con el pie si salgo corriendo.

Mereces que desgaste tu nombre,

que deje de ser como un niño, que intente cariño

ser algo más hombre.

Mereces que olvide cantar las pocas canciones donde tú no estás.

Mereces que olvide cantar y deje esta vida.

Mereces que te deje de amar, pero si lo hago me ahogo en el mar.

Mereces que te deje de amar, mas no puedo niña.

Mereces que te agarre de la boca y no te suelte en un beso,

que mienta sólo cuando me preguntes qué tal me queda esto.

La pasión es una vieja canción que enmudeció con el tiempo,

una versión con mi guitarra y tu voz tal vez será un buen remedio.

Mereces que descubra contigo

cada nueva pata de gallo, reviento si callo

que muero en tu ombligo.

Mereces que olvide cantar las pocas canciones donde tú no estás.

Mereces que olvide cantar y deje esta vida.

Mereces que te deje de amar, pero si lo hago me ahogo en el mar.

Mereces que te deje de amar, mas no puedo niña.

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=»10.- Relativo» tab_id=»1620375840196-f8888fa3-494c»][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/0LYyjr2ZocNr19R6GG1v4N?si=216410d0e024414f[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

Relativo

Somos gotas de lluvia que besan el suelo,

somos granos de arena escapando entre dedos,

somos hojas al viento,

personajes secundarios de inéditos cuentos.

Somos viejas promesas que no cumpliremos,

veces que no dijimos “te echo tanto de menos”;

somos vértigo y miedo,

anhelos criando polvo en el desván del recuerdo.

Tal vez seamos la luz de estrellas que se apagaron ya,

tal vez el eco de un dios que murió de soledad.

Y si todo es relativo, yo me agarro a la certeza

de abrazarme a tu tobillo, de tomarme una cerveza

y si todo es relativo cómo voy a asegurar que sigo vivo

cuando no te tengo cerca.

Y si todo es relativo pues perdamos la cabeza

y quememos lo que escribo y violemos la tristeza

que si todo es relativo, la verdad es que no preciso de motivos

para amarte hasta que duela.

Somos sangre y ceniza, mentiras y credos,

garabatos de tiza, tarados inventos,

somos pizcas de tiempo,

genial casualidad o broma de algún dios ciego.

Tal vez seamos tal vez, tal vez seamos quizá.

Tal vez la felicidad esté en la orilla del mar.

Y si todo es relativo, yo me agarro a la certeza

de abrazarme a tu tobillo, de tomarme una cerveza

y si todo es relativo cómo voy a asegurar que sigo vivo

cuando no te tengo cerca.

Y si todo es relativo pues perdamos la cabeza

y quememos lo que escribo y violemos la tristeza

que si todo es relativo, la verdad es que no preciso de motivos

para amarte hasta que duela.

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=»11.- Ven» tab_id=»1620375852637-4343dc1a-2607″][vc_wp_text]https://open.spotify.com/track/6Cf87RT4x5c5vfiMW6RiG8?si=0a94bd75af7b4716[/vc_wp_text][vc_column_text text_larger=»no»]

Ven

Volvían de las ramblas las panteras.

Tan sobao como cualquiera, sólo un corderito más

soñando con imposibles quimeras,

nunca acierto en la quiniela de la cruda realidad.

Tal vez será el sudor o la rutina

pero siempre de propina, el metro en barna huele mal.

Tal vez seré una sombra chupatintas,

el trasbordo no termina y no me dejan ni fumar.

Me paré, me quité la corbata. Meter la pata no mata,

creo que el miedo mata más.

A tomar, a tomar mucho por culo, me dije haciéndome el chulo:

hoy paso de trabajar.

Y salí a Paseo de Gracia y paseando di gracias por poder pasear

y sentí que estaba como una cabra o bien el mar me llamaba

diciendo sin cesar:

Ven, ven, ven…

Silencio y frío, ni un alma en la playa.

Dije: ¿Ahora por qué te callas, por qué me has hecho venir?

Si mi mala memoria no me falla

me faltaron las agallas al oírle repetir:

– Ven aquí, ven conmigo si te cuesta

saber que este mundo apesta y te olvidaste de sentir.

Ven aquí, ven aquí dentro cariño

volverás a ser un niño, volverás a ser feliz.

Me paré, desnudé incluso el alma, fui mar adentro con calma

sin dejar de temblar.

A tomar, a tomar mucho por culo. Le grité “soy todo tuyo”

sin mirar hacia atrás.

Y escuché de repente en la arena el llanto de una sirena suplicando al cantar

y pensé que estaba como una cabra o bien tu voz me llamaba

diciendo sin cesar:

Ven, ven, ven…

Desperté de aquel sueño llorando y al coger mis zapatos

para irme a currar, intenté no morirme de pena

al verlos llenos de arena y repetí sin cesar: Ven, ven, ven…

[/vc_column_text][/vc_tta_section][/vc_tta_pageable][/vc_column][/vc_row][vc_row css=».vc_custom_1553525122710{padding-top: 6vh !important;padding-bottom: 4vh !important;background-image: url(https://www.laprodu.es/wp-content/uploads/2021/04/camping-footer-bg.jpg) !important;background-position: center !important;background-repeat: no-repeat !important;background-size: cover !important;}» woodmart_parallax=»0″ woodmart_gradient_switch=»no» row_reverse_mobile=»0″ row_reverse_tablet=»0″ woodmart_disable_overflow=»0″ mobile_bg_img_hidden=»no» tablet_bg_img_hidden=»no»][vc_column woodmart_color_scheme=»light» woodmart_text_align=»center» css=».vc_custom_1622029600531{padding-top: 0px !important;}» woodmart_parallax=»0″ parallax_scroll=»no» woodmart_sticky_column=»false» mobile_bg_img_hidden=»no» tablet_bg_img_hidden=»no» mobile_reset_margin=»no» tablet_reset_margin=»no»][vc_raw_html css=».vc_custom_1622029611812{margin-bottom: 20px !important;margin-left: 50px !important;}»]JTVCRElTUExBWV9VTFRJTUFURV9QTFVTJTVE[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

Start typing to see products you are looking for.